LOS CLAROSCUROS DEL PROYECTO DE ECONOMÍA NARANJA

767

Por: Christiam Zabaleta O.

Las aguas quedaron revueltas en el Concejo Distrital. Hoy me referiré al proyecto de acuerdo 148, que presentó el concejal, César Pión González, que busca implementar la estrategia de política pública de la economía naranja en la ciudad. Este proyecto que pensaban aprobar sin la participación de los supuestos «beneficiados» fue frenado en la audiencia pública del pasado 2 de abril, luego de que los consejeros distritales de cultura, William Hurtado y Maritza Zúñiga presentaran objeciones.

Ahora la propuesta del cabildante está en el ojo del huracán por una parte, debido al hermetismo, que se había manejado en torno al contenido del proyecto; y por otra parte, por el afán de aprobarlo sin la necesidad de estudiarlo de fondo. Esta situación encendió las alarmas del sector artístico y cultural, quienes de inmediato se organizaron en unas mesas de trabajo, para analizar los artículos del documento, y luego se declararon en asamblea permanente al considerar, que eran más las afectaciones en contra de los artistas y gestores culturales locales, pues el proyecto de acuerdo es una amenaza al derecho a la cultura, consagrado en la Constitución Política.

Otra observación que hicieron desde la Unidad de Artistas al concejal Pión es que el texto del proyecto de acuerdo es muy similar al que fue aprobado el año pasado en el Concejo de Bogotá. Los artistas aseguran que los escenarios de ambas ciudades son diferentes y es una falta grave, pues no se cuenta con un diagnóstico y estudios, para determinar la situación actual del sector.

Hasta el momento lo que sí es seguro es que el Gobierno del presidente, Iván Duque Márquez implementará su política de economía naranja mediante unos nodos en todo el país, lo que inició con su reforma al Ministerio de Cultura, tras la creación del Viceministerio de Creatividad y Economía Naranja. Pero al parecer quien tiene más conocimiento del tema en la ciudad es el concejal Pión, quien presentó apresuradamente su “proyecto copiado” sabiendo que serán miles de millones los que se captarían tras la puesta en marcha de esta política. Lo que motivó el rechazo del sector cultural en las instalaciones del Concejo el último día de sesiones ordinarias, por ir en contravía de la ley y la Carta Magna.

Los pasos que se había adelantado en el Concejo respecto a este proyecto de acuerdo fueron a espaldas del sector artístico y de frente con los gremios empresariales, lo que genera mayores dudas, pues al parecer quienes estarían dando las directrices del proceso serían la banca privada y el Banco Interamericano de Desarrollo. De ser así, podría usted concejal explicar: ¿Cuáles son los intereses, que usted está defendiendo? ¿Cuál es su conocimiento del tema si supuestamente se copió el texto del proyecto, que presentó? ¿A quién del gremio empresarial favorecería? ¿Será a los empresarios de la industria del entretenimiento? ¿Por qué esta propuesta tiene tanta cercanía con el poder económico? ¿Por qué tanto afán y presión del sector empresarial, por aprobar este acuerdo? ¿Quiénes serían realmente los beneficiados de esta política? Pues las aguas siguen turbias y es el momento de aclararlas, ya que su propuesta no aporta nada a quienes realmente lo necesitan.

ADENDA: Ahora resulta que las críticas y cuestionamientos al PEMP hacen parte de una campaña agresiva, promovida por “inescrupulosos”. No señores, ¡Eso no es cierto! La controversia es parte de la democracia. Lo único claro aquí es la protección de los intereses de unos multimillonarios, que quieren adueñarse del Centro Histórico, que nos pertenece a todos. Sean serios y respeten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here