LOS ATROPELLOS DE SERENA DEL MAR

1081

Por: Christiam Zabaleta O.

Rafael Simón del Castillo Trucco no es un personaje anónimo en el ámbito político, social y económico. Él siempre se ha caracterizado por ser un estratega de relaciones, cualidad que la ha servido, para sacar adelante sus proyectos personales y empresariales. También hace parte de la iniciativa ‘Unidos por Cartagena’, que busca poner Alcalde en la ciudad, cuyo eslogan sería ‘Ni un corrupto más’, a este colectivo pertenecen otros empresarios locales reconocidos. De igual forma es el ‘consentido’ de la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, quien lo invita a las reuniones privadas, que ella realiza con el alcalde encargado, Pedrito Pereira.

El actual presidente de la ANDI ha estado cerca desde hace muchos años de la familia Haime Gutt. Esta familia es socia de la empresa ‘Desarrollos Serena del Mar Sucursal Colombia’, y además pertenecen al menos a 4 sociedades panameñas, que tienen un capital, que supera el millón de dólares, así lo descubrió este medio a través de una investigación periodística. Es claro que los Haime son un grupo económico poderoso y del Castillo integra este círculo comercial, pues la firma que preside ‘Novus Civitas’ es la gestora del proyecto urbanístico ‘Serena del Mar, La Ciudad Soñada’.

Sin embargo, no todo es color de cosa en este megaproyecto urbanístico, que se desarrolla al norte de la ciudad. Algunas comunidades étnicas, que se sitúan en el área de influencia del proyecto han denunciado a este medio las incomodidades y afectaciones, que le ha ocasionado ‘Serena del Mar’, sin que exista ninguna autoridad que se pronuncie y mucho menos que los defienda al respecto, incluso ni en los estrados judiciales es posible ganarle un pleito a este ‘gigante’ como lo llaman.

La reciente negación de una tutela a la comunidad negra de ‘Puerto Rey’, que pretendía la consulta previa es apenas un ejemplo del poderío, que ostentan los socios de ‘Serena del Mar’. Los nativos han denunciado a este medio, que han sido víctimas de explotación laboral, por parte de las firmas constructoras, pues aseguran que son sometidos a extenuantes jornadas de trabajo y luego de 30 días son despedidos sin causal alguna. También, manifestaron las afectaciones causadas a la vía principal de acceso a las comunidades de Tierra Baja y Puerto Rey con el uso de maquinaria pesada generando congestión vial, malos olores, contaminación auditiva, daños estructurales y modificaciones al entorno, sin que exista ningún interés por remediar los daños causados. Otra de las quejas son los incumplimientos de la Fundación Serena del Mar, que lidera Isabel Cristina Mathieu, debido a que se comprometieron con la capacitación, para 60 personas en un curso de alturas, y hasta el momento lo han realizado 30.

Tras la denuncia, este medio consultó a la Fundación Serena del Mar, quien manifestó: “Actualmente la Fundación está trabajando en la comunidad de Puerto Rey, pese a que esta no se encuentra en el área de influencia, ni existe ninguna obligación de hacerlo… Por otro lado, 20 miembros de la comunidad se encuentran vinculados laboralmente a diferentes frentes de obra de los proyectos, que se desarrollan en Serena del Mar”. También, aclararon que el uso de la vía principal a Tierra Baja y Puerto Rey se adelanta atendiendo todo lo acordado, dentro de lo que se destaca el compromiso de mejoramiento de la misma.

Una fuente aseguró que los círculos políticos, incluyendo el alto Gobierno y la prensa tienen blindado a ‘Serena del Mar’, debido a que por una parte no es un secreto que del Castillo es simpatizante del partido Centro Democrático y siempre ha sido escuchado por los mandatarios de turno, sin excepción del actual presidente de la República, Iván Duque Márquez, quien asistió al cóctel celebrado hace poco más de un mes en honor a la inauguración del Centro Hospitalario Carlos Haime. Por otra parte, la sociedad inmobiliaria ha contratado a Modum, una prestigiosa firma de comunicación estratégica, para que se encargue de “apagar” todo fuego que aparezca en publicaciones de medios – incluyendo a un reconocido canal televisivo independiente- que puedan afectar el “buen nombre”, que goza el proyecto.

Señor del Castillo aun está a tiempo de reivindicarse con las comunidades, que no se han sometido a los caprichos de su proyecto, antes de abrir oficialmente las puertas del muy sonado Hospital de Serena del Mar, abráselas con oportunidades laborales dignas a los nativos, quienes han sufrido por décadas el abandono del Estado y que usted los “defiende” con su afamado discurso de sostenibilidad, inclusión, compromiso ambiental, generación de oportunidades y mejoramiento de la calidad de vida, pero hasta el momento sus palabras no han sido del todo ciertas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here