EL INCUESTIONABLE PODER DE LOS TRUCCO Y SUS RELACIONES CON LOS HAIME GUTT

821

Por: Christiam Zabaleta O.

Para nadie es un secreto que la famila Trucco tiene raíces profundas en el ámbito político y económico de Cartagena. Los miembros de ella son aplaudidos por sus “labores sociales” y reconocidos por ejercer cargos ejecutivos en empresas y fundaciones de la élite criolla. Sin embargo, uno de sus nombres está salpicado, por la amenaza que representa el proyecto Serena del Mar, para los nativos de La Boquilla, específicamente los de Marlinda y que este medio ha denunciado.

El discurso de los Trucco sobre sostenibilidad, inclusión, mejoramiento de la calidad de vida y compromiso ambiental, que difunden en la prensa local y nacional, que tienen amordazada mediante el patrocinio de reportajes televisivos y proyectos “periodísticos”, en los que supuestamente se resaltan las iniciativas de emprendimiento de cartageneros, que han luchado por construir sus sueños. Esa verborragia, que predican de “Responsabilidad Social Empresarial” y trayectoria exitosa en el mundo de los negocios se cae cuando les conviene permanecer como una tumba ante la crítica situación de los marlindenses.

Pero, ¿Qué relación tiene un Trucco con Serena del Mar y Marlinda? El ilustre personaje y dueño del velero Sué, al que me refiero en esta columna es Rafael Simón del Castillo Trucco, quien es el presidente de Novus Civitas, la firma gestora del proyecto ‘Serena del Mar, La Ciudad Soñada’. Él aparece como representante legal suplente de Desarrollos Serena del Mar Sucursal Colombia, de acuerdo al registro de la Cámara de Comercio de Bogotá. Esta sociedad pertenece a los Haime Gutt, quienes tienen al menos 4 sociedades panameñas con un capital que supera el millón dólares, así lo evidenció este medio a través de una investigación periodística.

Rafael del Castillo Trucco nació en la alta alcurnia y heredó de su bisabuelo, [Rafael] ese legado comercial, quien en 1861 fundó la empresa de telas y víveres, Rafael del Castillo & CIA S.A. Este sello elitista lo consolida cuando se casa con la exreina nacional de la belleza, Susana Caldas Lemaitre. Sus pasos nunca han estado fuera del círculo empresarial y los afirma cuando crea junto a los Haime Gutt, la empresa Tubos del Caribe. Esta amistad es añeja y se afianza con el proyecto de “Serena del Mar, La Ciudad Soñada”, que se desarrolla en el norte de la ciudad, en un terreno de mil hectáreas, que contempla la edificación de una ciudad con universidad, hospital, viviendas, hoteles, comercio, transporte y zona ecológica.

Actualmente Desarrollos Serena del Mar tiene la concesión de la DIMAR, para la construcción de tres marinas en la ciénaga de Juan Polo y un club de playa, en los terrenos donde habitan los nativos. La realización de este proyecto, que se convertiría en una zona recreacional y privada dejaría a los marlindenses sin el sustento económico, que proviene de la pesca, el comercio en las playas y el ecoturismo de mangles.

Con estos grupos económicos [Trucco y Haime Gutt] se han tenido que enfrentar durante 30 años los pescadores de Marlinda, en los que han perdido todas las luchas contra ellos. Los Haime Gutt, como muestra de esa trayectoria filantrópica, que los ha caracterizado por su fortuna ofrecieron la suma de 2 mil 700 millones de pesos a través de su Fundación Sonia y Carlos Haime, para la compra del lote, que contempla el proyecto de viviendas de interés prioritario ‘Puerto Tierra Baja’, para la reubicación de Marlinda, pero en una zona muy alejada del mar.

Al linaje Trucco también pertenece su prima hermana, María Claudia Trucco del Castillo, quien es la directora de la Fundación Surtigas y presidenta de la Junta Directiva de Funcicar. Ella es reconocida en la ciudad por el desarrollo de proyectos de “Responsabilidad Social Empresarial”. Otro lazo familiar que une a Rafael es Rossana Trucco, quien hace parte del departamento de comunicaciones de Serena del Mar.

Este mismo círculo familiar proclama defender los intereses de “la patria”, pero por debajo de mesa la traicionan, si estoy equivocado de esta afirmación, que respondan las siguientes interrogantes: ¿A qué se debe su silencio ante las publicaciones periodísticas en las que informamos a la opinión pública el inminente exterminio de Marlinda? ¿Defienden únicamente lo que afecta sus intereses y se esconden cuando ultrajan a una comunidad ancestral excluida históricamente? ¿Doble moral o hipocresía? ¿Por qué afirman salvaguardar los intereses de los cartageneros, a través del control social del presupuesto público, pero no se pronuncian por la vulneración de los derechos de los pescadores de Marlinda, acaso no son cartageneros o seres humanos? ¿O cómo no pertenecen a la élite criolla, no merecen que sus derechos sean protegidos? ¿Realmente a quienes defienden? ¿Por qué el “crítico reportero”, Mauricio Gómez en la emisión de su especial sobre Cartagena, en ‘Pregunta Yamid’, se quedó callado ante la crítica situación de los nativos, y por el contrario exaltó el proyecto urbanístico ‘Serena del Mar’, en lo que fue evidente un publirreportaje? Si continúan en el silencio sepulcral comprendo que me conceden la razón.

El autor es periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here